exposició anterior

promo inauguSUITE.jpg

Se han realizado muchos libros de fotografía sobre Barcelona y algunos de ellos memorables como los de Xavier Miserachs, Catalá Roca, Joan Colom o Leopoldo Pomés, pero casi todos se sitúan en la época de los 50/60. Estudiándolos con detenimiento me ha parecido una buena idea actualizar la imagen de nuestra ciudad con fotografías tomadas entre 2010 y 2016 dejando por sentado que este trabajo no conlleva ningún afán de emulación con estos grandes fotógrafos, desafío en el que, con toda seguridad, sería yo el que saldría perdedor.

Lo que me ha motivado realmente es el hecho de poder dejar constancia gráfica de los cambios sufridos por la ciudad de Barcelona en el transcurso de estos 60 años. Madre mía, !quien la ha visto y quién la ve!

Un libro de fotografía sobre Barcelona, hecho sin convencionalismos ni preconceptos, es largo y trabajoso de realizar. Requiere vagabundear mucho por las calles de la ciudad mirando siempre para, de vez en cuando, ver algo. Obtener capturas fotográficas significa estar en el lugar adecuado en el momento oportuno. En mi veterana juventud me he estrenado como retratista urbano pero, ya se sabe, a mi edad cualquier deseo es una urgencia. No he creado ni inventado nada: todas las imágenes ya estaban allí. Me he limitado a verlas, capturarlas y “llevármelas a casa” y a medida que iba caminando por Barcelona iban pasando por mi memoria todos los lugares entrañables que ya no existen: !Mira, aquí estaba el Glaciar, y aquí el Oro del Rhin...! ¿Te acuerdas de La Lluna?

Todos estos recuerdos forman parte de un pasado que se va alejando. Cada salida para obtener las tomas me trasladaba a épocas lejanas, perdidas, borradas de la vida actual y volvía a casa con cierta tristeza, lleno de nostalgia, melancólico...

Hay ciudades “acabadas” como París, Londres, Roma o Nueva York que, al visitarlas, nos ofrecen el viejo sabor de la permanencia. Son ciudades serias. Existen otras “inacabadas” que van cambiando a tenor de las circunstancias, de las tendencias en boga o del buen o mal gusto de las personas que las gobiernan y de sus intereses políticos.

Joan Pla